Ausenco y los cambios de condiciones laborales… ¿por pandemia?

Cuando la empresa decidió pasarnos a todas y todos a la modalidad de teletrabajo en el contexto de la alerta sanitaria por el virus COVID-19, comprendimos inmediatamente que era una medida absolutamente razonable, protectora para nosotros y nuestras familias y una correcta aplicación de la normativa vigente, pero al poco andar el negocio retoma su lugar y las medidas venideras giraran en torno a él.

Así, lo primero que se afectó de la relación contractual con estas medidas fue la “buena fe”, pues, en el marco de la pandemia, pero por fuera de la normativa vigente, Ausenco apela a la voluntad de las y los trabajadores para, por mutuo acuerdo, precarizar sus condiciones laborales, Ausenco no cumple con los criterios mínimos exigidos por la Ley de Protección al Empleo para tomar o mantener medidas como la suspensión del contrato y/o la reducción de jornada.

¿Porqué Ausenco no cumple los requisitos de la ley de protección al empleo? Porque el trabajo que Ausenco realiza se ha podido realizar desde nuestras casas. Con la excepción de QB2 que si ha tenido una paralización parcial.

Aun así, la empresa nos exhortó a llegar a un acuerdo de reducción de sueldo donde, muchos trabajadores y trabajadoras han firmado estos Anexos de Contrato con cláusulas abusivas y en algunos casos ilegales por miedo a perder el trabajo, en un escenario de absoluta incertidumbre en el que la asimetría de poder de negociación entre un trabajador y la empresa se expresa de manera agobiante y los que no aceptaron quedaron en el punto de mira.

¿Porqué pensamos que son abusivas? Le solicitamos a la empresa que en el anexo de contrato quedara explicito que estamos trabajando desde nuestras casas, lo anterior para protegernos frente a eventuales accidentes. Además, planteamos también la necesidad de tener un plazo fijo para volver a evaluar la situación de disminución de sueldos, nosotros propusimos que sea al final de la crisis sanitaria y no por un plazo indefinido como actualmente se ha planteado en los anexos de contrato “sujeto a la evolución de las condiciones de la economía en general y, en particular, de la industria en que Ausenco participa”.

Ausenco no consideró nuestras preocupaciones como sindicato, esto viene a evidenciar la filosofía empresarial de la multinacional Ausenco que, sin miramiento, nos pide asumir “voluntariamente” el traspaso de las supuestas pérdidas económicas, que por lo demás son de su responsabilidad, pero históricamente se ha negado a repartir un porcentaje mínimo de utilidades en reconocimiento a sus trabajadores desde que está en Chile, es decir, “el negocio es de todos cuando hay pérdidas y es solo de algunos cuando hay ganancias”.

Finalmente, ya suenan las campanas de retorno al trabajo presencial… ¿están las condiciones para ello?… ¿se resguardará nuestra vida?… como sindicato creemos que por la seguridad y el resguardo de la vida de todas y todos, el retorno al trabajo debiera ocurrir cuando se levante la alerta sanitaria, también creemos que es necesario que los trabajadores y trabajadoras nos unamos para enfrentar el difícil escenario en el que estamos y el aún más complejo escenario que se avecina, creemos que Ausenco debe construir acuerdos con los trabajadores y sumar voluntades para trabajar en conjunto ante una crisis pues los resultados serían mucho más positivos.

 

Por la unidad y seguridad de las y los trabajadores de Ausenco Chile